Indice del artículo
Fiestas del Judaismo
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Todas las páginas


LA IGLESIA PRIMITIVA Y LAS FIESTAS JUDAICAS

No hay evidencia bíblica alguna de que la iglesia primitiva guardara las fiestas del judaísmo. De todo lo que registra la Biblia sobre la Iglesia, desde los Hechos hasta Revelación, hay sólo siete referencias acerca de los días festivos, y en ninguna de estas se menciona que fueron observados por los primeros cristianos. Estu­diémoslas una por una.

"Y como vió que complacía a los Judíos, procedió enton­ces a tomar también a Pedro (Eran entonces los días del pan ázimo)"(Hch. 12:3).

"Y cuando le había aprehendido, lo mandó a prisión. proponiéndose traerlo de nuevo al pueblo después de la Pascua" (Hechos 12:4).

  1.  El libro de los Hechos fue escritoor Lucas, quien registra sucesos próximos a la muerte de Pablo. relato de Hechos 12 fue escrito muchos años después de que estos sucesos aconteciesen. Herodes mató a Santiago, el hermano de Juan. Posteriormente envió a Pedro a prisión. Empero esto, fue en el tiempo en que los Judíos estaban celebrando la Pascua; por tanto, Herodes decidió no traer a juicio a Pedro sino hasta después de la "Pascua". Note la aparente discrepancia cuando se refieren a "los días del pan sin le­vadura" como si esto fuese antes de la pascua.

El libro de los Hechos fue escritoor Lucas, quien registra sucesos próximos a la muerte de Pablo. relato de Hechos 12 fue escrito muchos años después de que estos sucesos aconteciesen. Herodes mató a Santiago, el hermano de Juan. Posteriormente envió a Pedro a prisión. Empero esto, fue en el tiempo en que los Judíos estaban celebrando la Pascua; por tanto, Herodes decidió no traer a juicio a Pedro sino hasta después de la "Pascua". Note la aparente discrepancia cuando se refieren a "los días del pan sin le­vadura" como si esto fuese antes de la pascua.


(3) "Pablo se despidió de ellos, diciendo: Es menester que en todo caso

tenga la fiesta que viene, en Jerusalén, mas otra vez vol­veré a

vosotros, queriendo Dios. Y partió de Efeso " (Hch. 18:21).

Esto suena seguramente como si Pablo planeara tomar parte en una de las fiestas. En nuestro estudio del versículo arriba escri­to, primero analicemos la palabra griega que aquí se traduce como "guardar". La palabra es "poiesis", una forma de "poleo", que tiene un número de posibles significados en español. Algunos de estos son: "hacer", "ganar", "asegurar y "emplear". La palabra "poiesis" se entiende mejor como "emprender" o "hacer". Tal entendimiento seguramente aumenta las posibilidades ' del significado.

Ya que Pablo nunca enseñó de ninguna manera que los cristianos debían guardar

alguna de las fiestas que analizamos ahora, parece evidente que el sólo quería estar

en Jerusalén cuando la multitud judía se reuniera ahí para la fiesta. Note también que

esa es otra prueba de que las fiestas se guardaban únicamente en Jerusalén. La

fiesta no tenía lugar en Antioquía o en Cesarea sino, enfatizamos, sólo en Jerusalén.

Y si Pablo "guardó" la fiesta cuan­do él llegó a Jerusalén, no debe haberse

considerado de importan­cia, porque no se menciona. El verso 22 dice lo que él hizo

cuando él llegó a Jerusalén, "Y habiendo arribado a Cesarea subió a Jeru‑ 

salén; y después de saludar a la iglesia, descendió a Antioquiá I>

(Hechos 18.22). Todo lo que hizo Pablo en Jerusalén fue saludar a la iglesia. Nada

se dice acerca de aquella iglesia de que tuviera alguna reunión especial, o una

santa convocación para guardar una fiesta.

Vea también que Pablo no abogaba que alguien más fuera a Jerusalén a "guardar la fiesta". Si hubiera habido algo que tuvie­ran que observar los cristianos habría sido importante que todos los cristianos que pudieran, acudieran a observarla. Pero nada se dice de que la iglesia fuera a Jerusalén o tuviera alguna ceremonia donde ellos estaban. Por tanto, es evidente que Pablo, como un ministro,, sólo quería ir a predicarle a los judíos que se iban a reu­nir en aquel tiempo.

 (4) "Y nosotros, pasados los días de los panes sin levadura, navegamos de Filipos y vinimos a ellos a Troas en cinco días, dondeestuvimos siete días" (Hechos 20:6).

Una lectura cuidadosa de los anteriores y de los siguientes versículos,

revelarán que no hay nada en absoluto que indique que se observaron

estos días por la iglesia. Pablo era un Judío y había practicado la religión

judía la mayor parte de su vida. Era muy natural para él referirse a

diferentes tipos de ceremonias que eran muy conocidas por el pueblo.

Nosotros que no celebramos la Navi­dad podemos referirnos a

sucesos que vienen antes o después de la Navidad, pero esto no quiere

decir que nosotros la observemos.

  1. (5) "Porque Pablo se había propuesto pasar adelante de Efeso, por no detenerse en Asia: porque se apresurabapor hacer el día de Pentecostés, si le fuese posible, en Jerusalén" (Hechos 20: 16).

Nada se dice aquí del porqué Pablo quería estar en Jerusalén en ese día.

Los judíos estaban, claro, observando todavía esta fies­ta en Jerusalén

como lo habían hecho en el pasado, y ha de haber habido gente de

muchos países, como lo hubo el día en que el Consolador vino a la

Iglesia. Por lo que Pablo pudo haber tenido en mente el aprovechar la

oportunidad para testificar de Cristo. Ni siquiera sabemos si Pablo llegó a

Jerusalén para aquel día; pero si así fue, no hay ninguna cosa que indique

su participación en la observancia de ese Vía. Simplemente dice: "Y cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron de buena voluntad`, (Hch. 21:17).

Posteriormente, ellos se preocuparon porque los Judíos

sabían que Pablo enseñaba al Pueblo que "dejara a Moisés, dicien­do queno debían circuncidar a sus hijos, ni andar según las costumbres" (Hechos 21:21). Esto muestra que lo que Pablo realmenteenseñaba era que el pueblo no debía guardar los ritos y ceremonias de la ley de Moisés y sin duda esto incluía las fiestas, las cuales, como hemos mostrado, sólo podían observarse por me­dio de sacrificios de animales.

  1. (6) 1 "Y pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la Pavega­ 

Ambas referencias y muchos comentarios dicen que el "ayuno" aquí mencionado fue el día de la expiación. Esto era en septiembre por el tiempo del equinoccio de otoño cuando las tor­mentas era común que ocurrieran en el mar. Era común el dicho entre los judíos de que era peligroso navegar "después del ayuno". Pablo describe y discute el viaje con los términos utilizados por los marinos como puede notarse en el versículo 14. Así pues, él sim­plemente se refería al tiempo del año de la manera en que era comunmente conocido, y esto no hace una posible alusión a la observancia del día de la expiación por los cristianos.

Como se notó previamente, el noveno y décimo capítulo del libro de los Hebreos

muestra claramente que las ceremonias y la observancia del día de la expiación

había terminado.

  1. (7) "Empero estaré en Efeso hasta Pentecostés" (I Corintios 16:8).

En el versículo 9, Pablo dice que se quedará hasta ese tiempo, debido a que hay una gran oportunidad para predicar el evangelio. El Pentecostés era propiamente celebrado en Jerusalén como lo hemos recalcado previamente, pero Pablo no estaba aquí planean­do ir a Jerusalén con objeto de observar personalmente la fiesta. De hecho, nada se dice acerca de alguna observancia de esta o cual­quier otra de las fiestas por los cristianos en alguna de las iglesias. Esto es tan sólo otra referencia a una época del año, usando él un término familiar...

Así pues, hemos examinado todas las citas referentes a los días festivos en relación con la obra del Apóstol Pablo. De hecho, estas son las únicas referencias históricas de log días festivos que se encuentran en elNuevo Testamento, después de los Evangelios. Al incluir la palabra "históricas" como un calificativo, no estamos incluyendo Colosenses 2:16,17 (El texto de Colosenses capítulo 2 es un tema específico y separado, el cual tal vez analizemos en otra ocasión en otro folleto disponible para usted). Y no hemos encon­trado, pues, ninguna enseñanza o ejemplo para observar alguno de los días festivos que Dios dio a Israel a traves de Moisés.  

FIESTAS DE LOS JUDIOS

Las fiestas que Dios dió a través de la persona de Moisés fuer-ron para todo el

pueblo de Dios de ese tiempo, judíos y gentiles convertidos al judaísmo (prosélitos).

Las leyes que abarcaban estas cosas estuvieron vigentes todavía hasta el ministerio

de Jesús. Pero es obvio que los escritores sagrados hacen un esfuerzo especial

para evitar la confusión sobre este tema, al referirse a las .fiestas como "judías".

Note cómo la Biblia se refiere a estas fiestas:

"Y estaba cerca la Pascua de los Judíos (Juan 2:13). ",. . . era un día de fiesta de los judíos. . . " (Juan 5:]).

"Y estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos" (Juan 6A).

"Y estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos" (Juan 7:2).

Tales citas muestran claramente que los días festivos no iban a ser una parte del mensaje de Cristo, sino que, en conclusión, habían de considerarse como una parte del Judaísmo.