Indice del artículo
Fiestas del Judaismo
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Todas las páginas


Muchos versículos bíblicos hacen notorio que aquellos que tomaban parte en las ceremonias de las fiestas de cada año iban al lugar del tabernáculo o templo para esa ceremonia. La primera mención de esto está en Jueces 21. Note especialmente el versículo 19: "Ahora bien, dijeron, he aquí cada un año hay solemnidad de Jehová en Silo, que está al aquilón de Bethel, y al lado oriental del camino que sube de Bethel a Shem, y al medio día de Lebona" (Jueces 21:19).

Estudie cuidadosamente Deuteronomio 16 y podrá ver clara­menteque el lugar era mucho más importante en la observancia de las fiestas. Los corderons de la pascua no se podían matar en cual­quier parte del mundo más que en el tabernáculo o templo: "No podrás sacrificar la pascua en ninguna de tus ciudades, que Jehová tu Dios te dd. Sino en el lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre, sacrificarás la ascua por la tarde a puesta del sol, al tiempo que saliste de Egipto. Y la asaras y comerás en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido; y por la mañana te volverás y restituirás a tu morada" (Deuteronomío 16: 5-7).

Por lo tanto, la Pascua se dio) para que se observar-a solamen­te si la gente iba al lugar del tabernáculo o templo, el cual estuvo primero en Silo posteriormente en Jerusalén. Es verdad que desde que fue destruido el templo, los Judíos han observado la Pascua y otras fiestas en lugares donde han vivido, por todas partes del mundo. Esto, sin embargo, no está de acuerdo a la enseñanza bíblica. Algunos incluso continuaron ofreciendo sacrificios de ani­males y ésto aún se sigue haciendo hoy en día.

La enciclopedia Judía Universal dice esto concerniente a las fiestas: los tres festivales de peregrinación (Shelosh, Regalim): La Pascua, el Shabouth (Pentecostés) y el Sukkoth (Cabañas). Los tres son festivales de siega y sin duda se originaron después de' que Israel entrara a Palestina. En aquellos días las peregrinaciones se hacían hacia los lugares sagrados y regalos de sacrificio se hacían en reconocimiento por las bendiciones de la siega (Vol. 5, página 410).

Todas Las descripciones que hay en la Biblia de cómo se guar­daba la

pascua así como de las otras fiestas, nos muestran que se guardaban

en donde estaba situado el tabernáculo o templo. Uno de los pasajes

más interesantes que muestra la observancia de la pascua en

Jerusalén es la que registra la costumbre que tenían los padres de

Jesucristo. Leemos: 'E iban sus padres todos los años a Jerusalén en

la fiesta de la pascua. Y cuando fué de doce años, subieron ellos a

Jerusalén conforme a la costumbre del día de la fiesta. Y acabados

los días volviendo ellos, se quedó el niño Jesús en Jerusalén sin

saberlo José y su madre" (Lucas 2.41-43).

José y María, junto con Jesús, vivían en Nazareth, un pueblo de Galilea en la parte norte de Palestina. Este pueblo se encontraba a varios días de camino de Jerusalén. Pero, con tal de tomar parte en la celebración de la Pascua, José y María hacían el viaje cada año. La ceremonia de la pascua, el comer de la pascua, tomaba tan sólo una noche, pero los padres de Jesús evidentemente se queda- ban en Jerusalén para la fiesta de los panes sin levadura, que se consideraba parte de la misma fiesta pascual. Note que dice, ",acabada la fiesta. . ." Otra vez leemos concerniente a la pascua

"Y la pascua de los Judíos estaba cerca y muchos subieron de aquella tierra a Jerusalén antes de la

Pascua, para purificarse. Y buscaban a Jesús, y hablaban los unos con los otros estando en el templo.

¿Qué os parece, que no vendrá a la fiesta? El siguiente día, mucha genteue había venido a la fiesta, como

oyeron que Jesús ven la a Jerusalém. . . " (Juan 11:55,56;] 2:12).

Sí, la fiesta de las cabañas, con sus muchos sacrificios, se llevaba a cabo en el

lugar en donde se encontraba el templo, el cual, en los tiempos de Jesús, estaba

en Jerusalén. Para poder participar de la fiesta, el pueblo tenía que ira

Jerusalén. La razón aparente del porqué había mucha gente en Jerusalén de

muchas naciones (como se registra en Hechos 2:5-11) es debido a que se

habían reunido para la fiesta de Pentecostés.