PROFECIA DE LAS

SETENTA SEMANAS


INTRODUCCIÓN

En el estudio de la profecía de los 70 años entendimos que el pueblo hebreo fue rebelde desde su juventud (Jeremías 3:25). Y que por espacio de aproximadamente 900 años manifestaron su desobediencia a la voluntad de Dios. Esto ocasionó que el juicio divino fuera sobre ellos. Las diez tribus (Israel), la transportación a Asiria, y para las dos tribus (Judá), la cautividad a Babilonia por 70 años (Jeremías 25:8-11).

Daniel el Profeta: Entre los cautivos iba un joven llamado Daniel de la tribu de Judá, éste propuso en su corazón no contaminarse con el mundo babilónico, lo que le hizo acepto delante de Dios (Daniel 1:6-9), prodigándole de dones en toda inteligencia, y aún en visión y sueños (versículo 17). Era un varón de oración (Daniel 6:10) y además deseoso de escudriñar la Palabra de Dios (Daniel 9:23).

Buscaba entendimiento de la profecía: Daniel se preocupaba por la condición de su pueblo, escudriñando el libro del profeta Jeremías, para saber cuándo concluirían los 70 años de cautividad de Judá.

Así leemos en Daniel 9:1-2 "...En el año primero de Darío (Ciaxares II) hijo de Assuero, de la nación de los Medos, el cual fue puesto por rey sobre el reino de los caldeos; en el año primero de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años del cual habló Jehová al profeta Jeremías, que había de concluir la asolación en Jerusalem en setenta años..." El profeta buscaba no solamente en el estudio, también en la oración, como dice el versículo 3 "...Y volví mi rostro al Señor Dios buscándole en oración y ruego, en ayuno, y cilicio, y ceniza..." y esta oración no la hacía solamente por Judá, sino por todo Israel (versículo 20). Esta oración la elevó en el año 538 A. de C., es decir dos años antes que se cumpliera la profecía de los 70 años, pues ya estudiamos que ésta se terminó el año 536.

El profeta quería saber qué pasaría dos años después, que sería de su pueblo, él reconoció la culpa de sus padres y el pecado de los hijos y pide perdón al Altísimo (versículos 8 al 17).

 

UNA NUEVA PROFECIA, LAS SETENTA SEMANAS

El ángel la enseña: "...Aún estaba hablando en oración, y aquel varón Gabriel, al cual había visto en visión al principio, volando con presteza, me tocó como a la hora del sacrificio de la tarde. E hízome entender, y habló conmigo y dijo: Daniel, ahora he salido para hacerte entender la declaración. Al principio de tus ruegos salió la palabra, y yo he venido para enseñártela porque tú eres varón de deseos. Entiende pues la palabra, y entiende la visión..." (Daniel 9:21-23).

El ángel venía a explicarle a Daniel, no solamente el cumplimiento de los 70 años, sino el plan de Dios en favor de Israel, el cual fue trazado en la profecía de las 70 SEMANAS. Consistía en una prórroga profética en favor de Israel.

DANIEL 9:24

"...Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu Santa Ciudad, para acabar la prevaricación, y concluir el pecado, y expiar la iniquidad; y para traer la justicia de los siglos, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los Santos..."

Notemos el plan de Dios en favor de todo el pueblo, el Señor quería concluir el pecado de su pueblo y expiar la iniquidad pero él mismo daría el medio para ello, ése sería EL SANTO DE LOS SANTOS, Jesucristo. Quiere decir que esta profecía nos lleva hasta el ungimiento de Cristo (en el momento de su bautismo) y aún hasta su misma muerte.

Sí Israel había sido malo durante 900 años, seguiría siéndolo y en esta forma no habría remedio, por lo tanto era necesario hacer un plan e intervenir en favor del pueblo, este plan está explicado a través de esta profecía de las 70 semanas.

Para su mejor entendimiento el mismo profeta las presenta divididas en tres partes. Analizaremos parte por parte.

Las tres partes que presenta el profeta son las siguientes:

7 semanas                   62 semanas 1 semana

/-------------------------/---------------------------/-------------------------/

ANALIZANDO LA PRIMERA PARTE
"SIETE SEMANAS"

Dice así en Daniel 9:25 "...Sepas pues y entiendas, que desde la salida de las palabras para restaurar y edificar a Jerusalem hasta el Mesías Príncipe habrá SIETE SEMANAS..."

Esta primera parte es el inicio de la profecía, el pasaje nos da la clave para saber cronológicamente cuándo principiaron, claramente dice: "...DESDE LA SALIDA DE LA PALABRA PARA RESTAURAR Y EDIFICAR A JERUSALEM..."

Esta salida de la palabra es el DECRETO QUE DIO ARTAJERJES LOGIMANO, el año 457 A. de C. (Esdras 7:1-26).

A partir de este año 457 A. de C. se principian a cortar las setenta semanas. Pero como estamos analizando la primera parte, concluiremos con ella.

Las primeras siete semanas proféticas equivalen a 49 años; puesto que una semana tiene siete días, multiplicamos 7 x 7 nos da 49, proféticamente hablando un día equivale a un año. (Ezequiel 4:6 y Número 14;34).

Siendo así la primera parte (las siete semanas) principió el año 457 A. de C. y terminó el año 408 A. de C. Para sacar este último año basta simplemente restar a 457 los 49 años y nos da exactamente 408. (No olvidemos que antes de la era actual la cronología viene en descenso).

Ejemplo de la primera parte:

4

A. de C.      5 7

7 semanas

4

0 A. de C. 8

49 años

Las actividades de los judíos fueron las siguientes:

  1. a) Edificaron el muro (Nehemías 2:17).
  1. b) En 52 días (Nehemías 6:15).
  1. c) Fueron tiempos angustiosos (Nehemías 4:1-3, 16-18).

d) Habitaron en Jerusalem (Nehemías 11:1-3).


ANALIZANDO LA SEGUNDA PARTE
"62 SEMANAS"

Volvemos a leer Daniel 9:25 "...Sepas pues y entiendas, que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar a Jerusalem HASTA EL MESIAS PRINCIPE, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas".

Notemos que esta segunda parte formada por "62 semanas" es un eslabón cronológico que nos lleva hasta EL MESIAS PRINCIPE.

Estas 62 semanas equivalen a 434 años, multiplique 62 por 7 y le dará exactamente 434.

Para saber a qué año nos llevan, restemos a 434 el año 408 y nos da exactamente el año 26 D. de C.

Ejemplo de la segunda parte:

4

A. de C.         0 8

62 semanas

2

6 D. de C.

434 años

Lo que se cumplió el año 26.

  1. a) Se ungió a Cristo con Espíritu Santo en el bautismo (Daniel 9:24 y Mateo 3:21-23).
  1. b)
  1. c) y 4:25-26).

Lo que se cumplió el año 26.

  1. d) Se ungió a Cristo con Espíritu Santo en el bautismo (Daniel 9:24 y Mateo 3:13-17.
  1. e)
  1. f) y 4:25-26).

El momento de expiar la

Lo que se cumplió el año 26.

  1. a) Se ungió a Cristo con Espíritu Santo en el bautismo (Daniel 9:24 y Mateo 3:21-23).
  1. b)
  1. c) y 4:25-26).

El momento de expiar la iniquidad había llegado, Cristo era el cordero de Dios que quitaría el pecado de su pueblo y luego de todo el mundo (Mateo 1:21 y 20:28).

El momento de sellar muchas profecías había principiado.

El plan de Dios por medio de Jesucristo daría principio y se cumpliría en la última semana.

Analizaremos ahora la última semana, la septuagésima


ANALIZANDO LA TERCERA PARTE
"UNA SEMANA"


Dice así en Daniel 9:26 (primera parte) "...Y después de las 62 semanas se quitará la vida al Mesías, y no por sí..." Y el versículo 27 agrega: "...Y en otra semana confirmará el pacto a muchos, y a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda...".

Esta última semana está compuesta por 7 años, principió el año 26 y terminó el año 33 D. de C. Para sacar esta conclusión basta sumar al año 26 los 7 años de esta última semana y nos lleva al año ya indicado.

Ejemplo de la tercera parte:

2            Una semana 3

D. de C ----------------------              D. de C.

6               7 años 3

Esta semana principió como ya vimos con el ungimiento de Cristo por medio del Espíritu Santo en el año 26 de nuestra era.

Como sabemos Cristo predicó por tres años y medio por cuanto celebró cuatro pascuas y porque así estaba profetizado en esta última semana.

A la mitad de esta semana proféticamente hablando, tenía que morir, como efectivamente así fue en el año 30 de nuestra era, el 14 del mes de Nisán.

Durante estos tres años y medio del 26 al 30 Cristo predicó exclusivamente a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mateo 10:6, Mateo 15:24).

Este era el plan de Dios en favor de todo Israel, expiar el pecado de ellos por medio de la sangre de Cristo, por esta razón la predicación fue parcial.

Naturalmente Cristo no podía abarcar en tan corto tiempo a los que tenían que ser salvos en Israel. Por esta razón el resto de esta primera semana, es decir los otros tres años y medio la predicación fue exclusivamente al pueblo israelita, llegando hasta el año 33, en cuyo año murió Esteban (Hechos 7: todo el capítulo).

En este año concluía la prórroga profética en favor de Israel, a partir de este año, la gracia de Cristo principia a brindarse al gentil.

Debemos entender que la predicación no terminó definitivamente en este año para Israel, sino que más bien a partir de este año principiaron los medios para que el gentil recibiera el evangelio.

Por esta razón en Hechos 8 leemos de la predicación a Samaria y en el capítulo 9 la conversión de Saulo el cual sería el vaso escogido para predicar a los gentiles, y ya en el capítlo 10 vemos a Cornelio recibiendo el Espíritu Santo.

Ciertamente leemos en capítulos posteriores que aún se les predicaba a los judíos, pero notamos que fue para rechazar y muy pocos aceptaban el evangelio. Hechos 13:45­48; Hechos 18:6. ¿Por qué razón...? Porque la prórroga para el pueblo israelita había terminado. El velo les fue puesto (2 Corintios 3:15-16).

Solamente 144,000 lograron participar de esta gracia divina de Dios (Apocalipsis 7:1-4), el apóstol Pablo llama a éstos: Reliquias, la elección (Romanos 11:5-7). Pero este endurecimiento de Israel es en parte hasta que entre la plenitud de los gentiles y luego Israel volverá a recibir la gracia divina (Romanos 11:25-29).

DIAGRAMA COMPLETO 70 SEMANAS

7 semanas 62 semanas 1 semana
457
______ 408 _____ 26______ 33

A. de C.              A. de C.       D. de C. 30 D. de C.

 



 

MUERTE DE CRISTO

NOTA FINAL: La última semana tiene dos aspectos, profético y literal, de tal manera que Cristo murió a la mitad de la semana proféticamente en el año 30 y a la mitad de la semana literal un día miércoles.