¿SERA DESTRUIDA O SERA RESTAURADA?.


"De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo y los que en él habitan" (Salmo 24:1).

El hombre ha estado en la órbita de la tierra y ha detonado bombas atómicas. Pero la tierra continúa en su órbita alrededor del sol, y cada día gira sobre su eje. Este planeta cuelga en el espacio en su posición asignada como un gran balón entre los cuerpos celestes; ha existido por miles de años con la raza humana viviendo dentro de ella. ¿Cuál es su destino? ¿Qué será de esta tierra en el futuro? ¿Qué sucederá cuando el mundo llegue a su fin? ¿Qué dice la Biblia al respecto?

DIOS CRIO LA TIERRA.

Las primeras palabras de la Biblia son: "En el principio crió Dios los cielos y la tierra" (Génesis 1:1).

En seis días el gran poder de Dios puso a la tierra en condiciones de ser habitada, con todas las cosas que en ella hay. "Porque El díjo, y fue hecho; El mandó y existió" (Salmo 33:9). "Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día. . . " (Éxodo 20:11).

Verdaderamente fue una obra maravillosa. El hombre ha estudiado los elementos de la tierra y las fuerzas de la naturaleza por centurias y, sin embargo, no ha aprendido todos los misterios. Además, tememos al poder con que fue hecha una tierra tan grande.

PORQUE CRIO DIOS LA TIERRA.

Ciertamente El tenía un propósito en su obra. Si este propósito era para que el hombre lo conociera, entonces debe ser revelado en la Biblia, la cual es la Palabra de Dios. Sí, en Isaías 45:18 encontramos: "Porque así dijo Jehová, que crió los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la crió en vano, para que fuese habitada la crió: Yo Jehová, y ninguno más que yo". Sí, Dios hizo la tierra para ser habitada e hizo al hombre para habitarla: 'Los cielos son los cielos de Jehová; y ha dado la tierra a los hijos de los hombres" (Salmo 115:16). Dios quería que el hombre viviera sobre la tierra en paz y obediente a su palabra. No crió la tierra para aflicción sino para paz y alegría.

 "Señor, digno eres de recibir gloria honra y virtud: porque tú criaste todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser y fueron criadas" (Revelación 4:11).

CORRUPCION EN LA TIERRA

En vez de ser obediente, el hombre se ha tornado lejos de las leyes de Dios: Pecado e iniquidad por todas partes. Vivimos en el tiempo descrito en la Biblia como "los últimos días" y "el tiempo del fin", cerca de la segunda venida de Cristo. En el capítulo 24 de Mateo encontramos una profecía dada por Cristo concerniente a las señales del fin, las cuales se cumplirán en la tierra justo antes de su segunda venida: "Mas como los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre" (Mateo 24.37). Esta es una referencia del diluvio cuando Noé se salvó por medio del arca. De esos "días de Noé" leemos:

`Y vio`Jehova que la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal... Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra" (Génesis 6:5, 12).

A causa del pecado y  corrupción Dios destruyó el género humano de la tierra por medio del diluvio. Excepto Noé y a los que con él estaban en el arca, el diluvio destruyó toda vida sobre la tierra, "en cuya nariz había el hálito de vida". La superficie de la tierra se limpió y cambió. Después del diluvio la tierra surgió renovada, y desde entonces las naciones del género humano se desplegaron por todo el mundo. El verdadero pueblo de Dios tuvo fe y así nosotros, al llegar a nuestro tiempo, vemos también que el mundo está lleno de pecado, igual como estuvo en el tiempo de Noé. En aquel tiempo, Dios destruyó al hombre de sobre la tierra. ¿Qué mandará Dios la próxima vez, a causa del pecado?