Ser una Iglesia con líderes capacitados, fundamentada en la integración familiar, que promueva la evangelización para su constante crecimiento, con una administración eficiente y una amplia proyección social, que mantenga la comunión y sea dirigida por el Espíritu Santo.